CATORCE AÑOS DE JAZZ

Tras catorce años de incondicional cariño y de una entrañable fidelidad, hoy he acompañado a Jazz, nuestra perra labrador, en su último paseo. Sé que estas líneas serán mejor entendidas por los que conocen el sentimiento y el vínculo de afecto que se produce entre perros y humanos; sé que para los que lo desconocen puede resultar exagerado, pero hoy nado a contracorriente en un turbulento río de pena y dolor. Para nosotros, Jazz ha sido la mejor perra del mundo. La más simpática, la más lista y la más cariñosa. Todos decimos cosas similares de nuestros perros. En estos catorce años nos ha enseñado el verdadero significado de la lealtad; de la alegría por los pequeños detalles; de la importancia de una mirada y del impagable placer de, en cualquier situación, sentir siempre su hocico a tu lado. Cuando la comunicación va más allá del puro instinto, sobran las palabras y basta con una caricia. Jazz nos ha demostrado que es posible una vida sin mentiras, sin falsedades, sin hipocresías, y sin alevosos y enrevesados mensajes. Todo es más sencillo de lo que pensamos. El sentido natural de las cosas; la agradable corrección de los sentimientos; la renovada vitalidad de cada día por encima de lo que nos empeñamos en calificar como rutina; y un suspiro a tiempo. Hoy, después de Jazz, somos mejores. Ella nos ha hecho mejores. Y siempre va a estar en nuestros corazones; en la memoria instantánea de nuestros recuerdos; y en la cadencia de la candidez de su sonrisa. Porque sé que al otro lado de los sueños, como le dijo Gandalf a Pippin, ‘el velo gris de este mundo se levanta y todo se convierte en plateado cristal. Y, entonces, ves la blanca orilla y más allá la inmensa campiña verde tendida ante un fugaz amanecer’. Hoy he perdido el miedo a la muerte. Sé que cuando me toque dar a mí también el último paseo, Jazz de Rivendel Bay, va a estar ahí para recibirme. Y volveré a abrazarla para decirle: Jazz, la perrita más simpática, más lista y más cariñosa del mundo.

JAZZ

Anuncios

2 comentarios en “CATORCE AÑOS DE JAZZ

  1. Hola.Te entiendo perfectamente.Hace 2 meses nuestro fiel compañero TAY también nos dejo.Fue amigo fiel,nuestro bebé hasta que nacieron mis 2 hijos,momento en que supo pasar a un segundo plano aunque siempre cuidando a mis pequeños.Tras 12 años nos ha tocado cuidarle a el y acompañarle en sus últimos momentos y,por supuesto LLORARLE y llevarlo por siempre en nuestro CORAZON.Mucho Animo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s