DAILY MIX

Semanalmente paso entre la ida y la vuelta unas nueve horas en la carretera. Antes no me gustaba especialmente conducir de noche, pero ahora voy más feliz que un búho de paseo. No hay prácticamente tráfico, y mientras sorteo estrellas y le hago una finta a la luna, disfruto de unas horas en las que me reúno conmigo mismo y me organizo la vida mientras una gran parte del país está desconectada de la realidad dándose un garbeo por esos mundos oníricos. Llevo mi música, mis playlist del Spotify, y suelo escogerlas dependiendo del tipo de reunión unilateral que me vaya a plantear. Pero desde hace unos días, me ha aparecido una curiosa opción nueva: el Daily Mix. No sé cómo, pero de repente el programa ha empezado a crear unas playlist aleatorias en base a mis gustos musicales. Y me voy llevando sorpresas, la mayoría gratas, y otras, las menos, chocantes, pero estas últimas me las cepillo con un leve movimiento del controlador incorporado en el volante y no dejo que suene ni medio compás. Ya supongo que no hay nadie al otro lado del Spotify escogiéndome canciones, pero no deja de sorprenderme que un programa informático se codee con mis preferencias para componerme varios cócteles musicales que coinciden certeramente con los pensamientos de carretera que me voy planteando. El programa combina tanto artistas como bandas sonoras y yo no dejo de salir de mi asombro. Recojo en una curva a Norah Jones, entro en un túnel con una pieza de la banda sonora de Las normas de la casa de la sidra, y enfilo una recta con Bruce Springsteen de copiloto. Y así, una cosa me lleva a la otra, sin saber lo que me espera cada vez, pero adecuando mis pensamientos al ritmo que me propone un extraño e inquietante software musical. Tomo decisiones, analizo cuestiones pendientes, y trazo líneas argumentales mientras el coche engulle kilómetros. Pierdo la noción de la distancia y del tiempo, reunido conmigo, mis pensamientos y una nueva música que no tenía programada, pero que me lleva en volandas sobre el asfalto. No está mal, de vez en cuando, un par de veces a la semana, vivir de noche lo que vas a acabar soñando durante el día. Y así, la vida, al igual que mis Daily Mix, me sigue sorprendiendo. Y lo que no se me ocurre a mí, en un cambio de rasante se le ocurre a James Taylor, o en un puerto de montaña me da la idea JD Souther y me la corrobora Ruth Moody. Definitivamente, al igual que en el anuncio, me gusta conducir. Y si es de noche, mejor.

spotify

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s